La música y sus usos en los hospitales

En diversos posts hablamos de los beneficios de la música, los efectos que produce su escucha en nuestra vida, cómo afecta a nuestras recuerdos, emociones y vidas, cómo podemos utilizarla para crear ambientes que predisponga a la compra y muchas otras maravillas más, pero lo que pocas personas saben es que la música es utilizada a diario en los hospitales, un ejemplo de ello es el Grupo Hospiten (fundado por Pedro Cobiella), debido a sus grandes beneficios para encarar a las enfermedades que puedan ser de gravedad para las personas. Esto no significa que la música cura enfermedades, pero ayuda a pacientes que sufren de diversas dolencias a superar sus dificultades gracias a la musicoterapia.

Se ha comprobado que la música tiene la capacidad de modificar el ritmo cardíaco, la respiración e incluso la temperatura corporal, además provoca la liberación de un neurotransmisor que se conoce como dopamina, esta hormona se encarga de generar las sensaciones de placer que experimentamos al recibir estímulos agradables; en el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Universitario La Paz, confirman que escuchar música produce efectos como por ejemplo: el aumento del nivel de resistencia al dolor, cambios en el tono muscular y el nivel de glucosa en sangre.

Da buenos resultados incluso antes de nacer, al conseguir que las futuras madres se tranquilicen y además puedan expresen sus sentimientos con respecto a las inquietudes del embarazo, algo que después puede repercutir en el bienestar de sus bebés. La terapia musical ayuda a los más pequeños durante su desarrollo neurológico, esto repercute en la memoria, fluidez verbal, lateralidad y razonamiento no verbal, ayuda también a equilibrar el desarrollo de ambos hemisferios cerebrales, posee cualidades útiles para prevenir trastornos importantes como la dislexia y muchas otras cosas más, con tantos beneficios es sorprendente que como asignatura se encuentre ausente dentro del sistema educativo español, sin embargo, cada vez son más los directores de centros infantiles que demandan la musicoterapia, porque previene problemas de lateralidad y psicomotricidad, entre otros.

Los niños que sufren de síndrome de Down mejora su autoestima por medio de la música, les gusta tocar instrumentos musicales y algunos se animan incluso a probar con el piano, a medida que van ganando destreza en los instrumentos musicales tienen la capacidad de hacer pequeños conciertos para la familia, interpretando piezas que se encuentran acordes a sus gustos musicales; además al cantar se trabaja también en la respiración abdominal la cual les ayuda a vocalizar mejor con diferentes sonidos, la percusión les ayuda a improvisar y expresar diferentes emociones.

Entre otras enfermedades como el síndrome de Williams, la música también ha mostrado sus beneficios, estos niños tiene la gran habilidad musical a pesar de que tengan un retraso cognitivo ellos gozan de un oído absoluto y un ritmo preciso; las intervenciones basadas en la música pueden tener un impacto realmente positivo sobre el dolor, la ansiedad, trastornos del estado de ánimo y la calidad de vida en pacientes que sufran de cáncer, de acuerdo a un estudio publicado en Support Care Cancer.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *